Tres médicas africanas que dedican su vida a estudiar el VIH

Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

En el continente africano, el más golpeado por la pandemia de VIH, las doctoras Wadzanai Samaneka, Nyaradzo Mavis Mgodi y Tsungai Mhembere han invertido gran parte de sus vidas en detener una enfermedad hasta hoy incurable. Gracias a los esfuerzos de estas mujeres originarias de Zimbabwe, la humanidad está un paso más cerca de eliminar el VIH como amenaza para la salud global.

El portal web Afroféminas, dedicado a todo tipo de información sobre y para mujeres afrodescendientes de América Latina, retoma la historia de estas tres científicas que, con su dedicación, han logrado contribuir a la respuesta al virus que tantas vidas ha cobrado desde su registro en 1981.

Una investigación pionera

Cuando la doctora Wadzanai Samaneka comenzó su carrera como médica en 1997, las personas diagnosticadas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) enfrentaban una muerte inminente. Fue una época aterradora para ser médico, especialmente para quienes de alguna forma estaban involucrados con la industria del trabajo sexual. En aquel entonces, Zimbabwe y otros países de África enfrentaban una alta prevalencia del VIH.

Samaneka, quien se graduó con honores de la Universidad de Zimbabwe y actualmente ostenta una Maestría en Epidemiología Clínica, decidió contribuir a la búsqueda de una cura para el VIH. En aquel momento, no existían medicamentos antirretrovirales disponibles en su país, y las personas diagnosticadas simplemente recibían atención domiciliaria, con un desenlace inevitable.

La investigadora, quien actualmente trabaja en el Centro de Investigación de Ensayos Clínicos de la Universidad de Zimbabwe, ha participado activamente en la realización de ensayos clínicos relacionados con la prevención y el tratamiento del VIH en adultos desde 2005. La mayor parte de estos ensayos se han llevado a cabo en Zimbabwe, un país que, a principios de la década de 2000, tenía una de las tasas de infección más elevadas del mundo.

El trabajo pionero de Samaneka incluye un estudio histórico que demostró la eficacia del tratamiento antirretroviral para prevenir la infección. El estudio conocido como HPTN 052 evidenció que los antirretrovirales podían prevenir la transmisión del VIH en parejas en las que uno de los miembros vivía con VIH y el otro no. Este descubrimiento llevó a la Organización Mundial de la Salud a modificar sus pautas para incluir recomendaciones de pruebas universales de detección del VIH y la administración de tratamiento a todas las personas con infección, independientemente de su recuento de células de defensa en el cuerpo.

Aportes a la salud de las mujeres

Por su parte, Nyaradzo Mavis Mgodi, después de trabajar en el sector de la salud pública de Zimbabwe durante casi 12 años y observar el impacto devastador del VIH, decidió cambiar su enfoque profesional. Pasó de la patología clínica a la investigación sobre la prevención y el tratamiento del virus. Se unió al Programa de Investigación Colaborativa de la Universidad de Zimbabwe y la Universidad de California en San Francisco.

Mgodi desempeñó un papel clave en estudios que demostraron que los anticuerpos podían reducir el riesgo de adquirir el VIH, así como en la evaluación del anillo de dapivirina, un dispositivo vaginal para prevenir la infección. Actualmente, lidera el Centro de Ensayos Clínicos del Programa MATRIX financiado por USAID y trabaja en varios países, buscando soluciones innovadoras para la prevención del VIH.

La doctora Mgodi también fue fundamental en llevar el anillo vaginal de dapivirina a mujeres de todo el mundo, contribuyó a su aprobación en Zimbabwe y a su uso combinado con el medicamento inyectable de acción prolongada (cabotegravir) para prevenir nuevas infecciones por VIH.

Finalmente, Tsungai Mhembere, investigadora farmacéutica del Centro de Investigación Clínica de la Universidad de Zimbabwe, ha contribuido durante más de una década a ensayos clínicos internacionales centrados en la prevención de la transmisión materno-infantil del VIH, el tratamiento temprano de bebés con alto riesgo de VIH y opciones de tratamiento optimizadas para madres y bebés que viven con VIH.

Estas tres mujeres han sido líderes en la respuesta al VIH, buscando soluciones basadas en evidencia que combatan la infección y mejoren la prevención y el tratamiento del VIH en comunidades que lo necesitan.

Recuerda que todas las personas tenemos un papel importante para frenar el VIH en nuestras comunidades. Tú puedes hacer tu parte usando siempre condón y haciéndote una prueba de VIH, en AHF República Dominicana las hacemos gratis. Localiza nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp y haz una cita hoy.